El Centro Argentino de Ingenieros recorrió TenarisSiderca y conocieron la Escuela RR

0
El CAI (Centro Argentino de Ingenieros) a través de una delegación conoció  el proceso de fabricación de tubos sin costura, a metros de las máquinas de colada continua en TenarisSiderca. También asistieron a la Escuela Técnica Roberto Rocca.

El Centro Argentino de Ingenieros está donde está la ingeniería. Por eso, una delegación del CAI realizó una visita técnica a la planta de TenarisSiderca. La jornada comenzó con una charla realizada en uno de los auditorios de la Tenaris University, para luego continuar con la recorrida por las instalaciones productivas, donde las altas temperaturas reinan. El cierre fue con un paso por la Escuela Técnica Roberto Rocca.

Los conceptos iniciales fueron un repaso por la historia de la empresa, fundada por Agostino Rocca en 1954. Actualmente, el Grupo Techint tiene el 60% de las acciones de Tenaris Siderca y, también, el 55% de Ternium: entre las dos generan el 85% de la facturación del grupo, en base al proceso del acero. Además, Techint tiene empresas de Oil & Gas, es dueña de Tenova y de Humanitas. Tenaris Siderca realiza productos para la industria del Petróleo off y on shore, como también pipeline; a su vez, aporta a la producción y generación  de energía, a la mecánica automotriz, a construcciones estructurales, columnas de alumbrados y garrafas.

Tenaris Siderca produce 6,3 millones de tubos por año (3,7 sin costura y 2,6 con costura) y cuenta con plantas productivas en 16 países. Actualmente, 120 científicos trabajan en Campana experimentando permanentemente, y otros 60 lo hacen en México. Hablando de productos, luego de la extensa e interesante charla introductoria, la delegación pasó a recorrer la planta, accediendo inicialmente a la zona donde se realiza la colada continua. En primera instancia, el mineral de hierro, que se importa de Brasil, es procesado durante cuatro horas y forma el hierro esponja: ingresa a la colada con 67% de contenido ferroso, se procesa a 900° y sale mineralizado en un 95%. Luego llega la instancia de la colada junto a la chatarra seleccionada: en los hornos eléctricos primero se coloca un 30% de chatarra y después el hierro esponja. De allí surgen 80 toneladas de acero fundido, con la composición química y limpieza solicitada por el cliente. Con ese material se producen barras de entre 148 y 310mm de diámetro, que más tarde se cortan en piezas pequeñas llamadas trochos. El paso siguiente es la laminación, instancia en la que las barras pasan por un laminador perforador, que extrae el corazón de la barra dando comienzo a la configuración de lo que será un cañotubo. Este proceso se realiza con edición online, que arroja unos 1800 tubos diarios controlados con exactitud dimensional.

En cuanto a consumos, el funcionamiento de Tenaris Siderca insume un millón y medio de metros cúbicos de gas por día y ocho millones de agua por hora (se utiliza agua industrial para refrigeración, intermedia para procesos y destilada para la central térmica). El consumo de energía eléctrica es menor, por lo que la energía que la planta produce termina siendo derivada al Sistema Eléctrico local. En cuanto a cuidado del ambiente, el agua desechada es purificada en una laguna de sedimentado para ser devuelta al río Paraná de las Palmas, pero la empresa invierte 20 millones de dólares en la construcción de una planta de tratamiento.

La Ingeniera Química Vanina Alesci asistió a la visita y contó: “Soy mendocina y si bien conocía al CAI, al mudarme a Buenos Aires me propuse conocer a la institución desde adentro: este tipo de actividades es ideal para darles lugar a los jóvenes pero también a los profesionales con mayor experiencia, que en esta visita, por ejemplo, demostraron gran interés por participar”. Y a la hora de evaluar el nivel de la actividad señaló: “Esta experiencia es muy interesante porque no conocía la planta y es muy útil a nivel networking. Fue muy buena la atención y respondieron todas nuestras preguntas”. Además, de la zona de colada continua, la delegación del CAI recorrió en combi todas las instalaciones de Tenaris Siderca y, también, pudo acceder a la sala de control del proceso de laminación.

Terminada la recorrida técnica en la planta, llegó la hora de viajar hasta la Escuela Técnica Roberto Rocca, también en Campana: la institución, que cuenta con 340 alumnos, demuestra el espíritu de Tenaris Siderca, que tiene como eje el trabajo conjunto entre la empresa, autoridades locales y organizaciones no gubernamentales para la promoción y el sustento de los valores industriales de la compañía en las comunidades locales. Justamente esto incluye el Programa Educativo Roberto Rocca, el soporte a la educación técnica y el Programa After School.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.