El DT Daniel Jaule contará su experiencia de vida en Expodeportes

0

Desde las 16.00 brindará una charla motivacional donde contará su experiencia de vida. Un accidente le impidió volver a caminar, pero se esforzó por regresar y volvió con éxito a la dirección técnica. En una exitosísima carrera, pasó por la Liga Nacional, el TNA, Paraguay y México.

 El DT juninense Daniel Jaule brindará una charla en el marco de la Expodeporte que se desarrollará este domingo en el campito de Siderca.

En la actualidad se encuentra al mando de Petrolero de Plaza Huincul de Neuquén, pero Jaule arrancó a entrenar cuando tenía 15 años, y desde entonces desarrolló una exitosa carrera tanto en la Argentina, como en México y Paraguay.

En 1995, mientras dirigía Pico Fútbol, un accidente automovilístico cambió su vida para siempre.

Iba a Mendoza, solo, en su flamante Renault 19. Viajó con el cinturón de seguridad puesto hasta Tunuyán, donde bajó a cargar nafta y al volver a arrancar, no se ató. Unos kilómetros más adelante, a la salida de una curva, reventó una rueda mientras iba a 160 kilómetros por hora, el auto volcó, dio varios tumbos y, en la última vuelta, salió despedido. El vehículo cayó sobre él.

“Yo nunca perdí el conocimiento -cuenta- y en ese momento pensé que no me había pasado nada, pero cuando me quise levantar, no pude”.

Dos camioneros pararon a socorrerlo, uno levantó el auto como pudo y el otro lo sacó a la rastra. “Aunque tal vez eso pueda haberme perjudicado, en definitiva, creo que me salvaron”, desliza.

Entonces lo llevaron a un hospital a Tunuyán: “Ahí realmente me asusté, porque los médicos iban y venían, corrían de un lado para el otro. Por la gravedad de la situación me derivaron a Mendoza, donde estuve dos meses en terapia intensiva”.

El accidente le había provocado un desplazamiento de la columna que le afectó la médula. Conclusión: ya no volvería a caminar.

“Estuve mucho tiempo en terapia y en esos meses no pensaba en qué podía pasar -rememora-, sentía muy extraño el cuerpo, pero la cabeza te hace como una ‘persiana mental’ y lo único que querés es ponerte bien. En realidad nunca nadie me dijo nada: un día trajeron una silla de ruedas para sacarme a un patio. Ahí me di cuenta, pero nadie me encaró y me dijo ‘no vas a volver a caminar’”.

“En ese momento, la primera sensación que tenés es que se terminó todo: tu vida, tu carrera, todo. Después, la vida te va poniendo elecciones y la primera que tuve fue si quería vivir o morir. Yo elegí vivir. Porque, al estar tan grave, si mi cabeza hubiese querido morirse, lo hubiera hecho, pero mi primer elección fue la de vivir. Había días en que me dolía todo y yo me mentalizaba para que, aunque sea, por una hora no me doliera nada, y lo lograba. La cabeza es increíble”.

Mientras tanto, sus amigos y familiares le buscaban una nueva profesión, pero él en lo único que pensaba era en volver a ser entrenador.

Según dice, nunca tuvo “la necesidad de recurrir a un psicólogo ni nada por el estilo en todos estos años”, y ensaya una explicación para esto: “Yo creo que la mentalidad que te crea el deporte fue lo que a mí me salvó la vida, eso te hace fuerte, te hace creer que todo es posible. Yo soy un agradecido al básquet y a la formación que me dio el deporte, porque en un momento tan crítico que me pasó en la vida, pude salir a través de eso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.