El vecino Marcelo Sansone fue el último en ver a la mujer china desaparecida en Ezeiza

0

Habla un pasajero que viajó con la mujer china que desapareció en el aeropuerto de Ezeiza, Sansone es director del Colegio Armonía de nuestra ciudad.
La mujer tiene 65 años y fue vista por última vez el 20 de enero. “¿Falta mucho para llegar a Argentina? Tengo que llegar a Constitución porque ahí está mi hijo”, repetía la ciudadana china que volaba en el vuelo TK015 de Turkish Airlines, durante la madrugada del 20 de enero, procedente de Shangai al Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

“’¿Hay algún colectivo que me lleve a Constitución? El remís es muy caro’, le preguntaba una señora visiblemente alterada a mi señora, que estaba sentada a su lado”.

Eso lo relata a Clarín Marcelo Sansone, uno de los pasajeros.Lo que no sabían tanto él como Roxana, su esposa, es que esa mujer iba a ser noticia 10 días más tarde: se trata de Sun Zhong Qin o “María”, a quien buscan intensamente por la comunidad china y Red Solidaria.

“María” vive en Villa Urquiza y había viajado de vacaciones al país europeo-asiático.

Roxana y Marcelo se encontraron con “María” en Estambul; Roxana estaba ubicada a su lado, mientras que Marcelo se sentó en la fila de adelante.

“Estaba totalmente perdida, muy ansiosa. No sabía si tendría que quedarse a dormir en el aeropuerto y al otro día intentar irse. No tenía noción de dónde estaba, ni tomaba dimensión de las horas que tenía de vuelo hasta llegar a Argentina”, detalla.

“Cada vez que iba al baño, se perdía de la ubicación de su asiento. Hasta el punto que mi señora tenía que indicarle. Estaba tan desorientada”, agrega Marcelo. La pareja llamó 3 veces a la tripulación para comunicar el estado de alteración que manifestaba la mujer, pero “nadie se hizo cargo de la situación”.

Incluso, les informaron que no podían hacer nada y les ofrecieron cambiarse de lugar si la pasajera los estaba molestando con su manera de actuar.

“Roxana le acomodó los bolsos varias veces, porque desarmaba todo y decía que le faltaban dólares, que se los habían robado y mientras tanto sacaba varios fajos de la cartera”, continúa contando Marcelo, quien pidió hablar con el comisario de a bordo pero tampoco logró que atiendan a María, cada vez más “alterada, perdida y ansiosa” por llegar a Constitución.

“No durmió en toda la noche; abría la ventanilla constantemente y se la abría también, a los otros pasajeros. Mi señora le seleccionó películas para que vea, la llegamos a dejar sola un buen rato, pero tampoco se tranquilizó”, cuenta Marcelo. “Cuando bajamos del avión, la ayudamos a pasar por Migraciones y la acercamos al sector donde se retiran las valijas. Agarró la de ella y le dijimos que nos espere, que agarrábamos las nuestras y la acompañábamos, pero cuando volvimos no estaba más”.

Esa fue la última vez que los pasajeros del vuelo de Turkish Airlines la vieron.

“Nos quedamos muy mal con la noticia de su desaparición. Ojalá la encuentren”, finaliza Marcelo.

Sun Zhong Qin, “María”, vestía pantalón largo, remera de mangas largas color beige y alpargatas; tiene pelo lacio corto, entrecano y mide aproximadamente 1,65 metros. El caso

Según la investigación que está en curso, la mujer pasó por Migraciones a las 23.36 del viernes 19 de enero y luego se dirigió a buscar su equipaje, pero desde ese momento se le perdió el rastro hasta las 4.30 del día siguiente.

Según fuentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la última vez que una cámara de seguridad tomó a “María” en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza fue en la parada del micro Arbus.

En un principio se analizó si lo había tomado y bajó en la zona de microcentro, pero finalmente se descartó esa hipótesis.

Un rastrillaje de la PSA por la juridicción del aeropuerto fue negativo. Los familiares de “María” contaron a Todo Noticias que “no tiene Alzheimer ni Parkinson” y “estaba bien” antes de subir al avión.

Agregaron que vivió “10 años en Argentina” y no habla fluido el español “pero se puede comunicar”.

“Extraño a mi madre y espero encontrarla pronto”, dijo el hijo de “María”.

No hay comentarios

Dejar respuesta