Luis Grieco “Estación de Vida es además de mi hija, mi termómetro social de la realidad del país”

0
1343

Luis Ignacio Grieco nos cuenta en una entrevista telefónica la historia de “Estación de Vida”, que no eso solo la historia de casi la mitad de su paso por este mundo; sino la de cientos de personas que de una u otra manera pasaron por las rondas en la estación  de micros en Retiro durante 19 años,  donde encontraron no solo una plato de comida caliente, sino un  lugar cálido donde acobijarse con la compañía de sus pares, donde la gente de distinta sexualidad, edad, religión y diferencia política partidaria pudo sonreír y no sentirse tan diferente en una ciudad que los recibe pero que  los devora, los mastica y los escupe hacia una realidad que está ligada proporcionalmente al pragmatismo y crisis sociales de un país.

“Entre los 18 y 19 años, sentía que lo que había leído del libro “Enterradme con las botas”, la  historia real de Sally Trench, se podía replicar en mi vida, en mi comunidad,  en mi país. Para mí fue muy fuerte leer este libro y al finalizarlo dije, bueno yo tengo que hacer algo parecido a lo que hacia Sally en la noche londinense y así empece.

Me acerque a un grupo de amigos con los que compartía la asistencia en una parroquia del barrio Saavedra, con ellos hacíamos visitas a los enfermos del hospital Pirovano,  les conté sobre mi deseo de querer acercarme a la gente que vivía en la calle y que no tenía experiencia en como hacerlo” relata muy expresivo el ingeniero mecánico.
“Un sábado de la semana de Pascuas nos acercamos a Retiro, me acompañaron tres personas, fuimos con la guitarra, galletitas y café y compartimos un momento con la gente que dormía en la estación de ómnibus. Me puse a charlar con la gente, hablar de la vida,  a escucharlos y ahí me di cuenta que me prestaban atención; me fui muy lleno, sintiendo que era un espacio que tenía que defender.

No era casualidad que yo estuviera ahí, esa noche pasó algo muy importante,  mientras regresaba por las plataformas vi que había una abuelita durmiendo, me acerque la salude, le dije felices Pascuas y me contó un poco su historia, estaba sola, no tenía familia. Me dijo que yo era, en ese instante,  como un nieto que nunca tuvo.

Me contó entusiasmada que al otro día era su cumpleaños. Me quedé muy enganchado con ella y al día siguiente compre una torta y fui para encontrarla en el domingo de Pascua;  no la ví en su lugar habitual, pregunte por la abuela y la gente de maestranza me contó que por la mañana se había descompensado y que había fallecido.

Eso me marco para siempre, me di cuenta que todo en la vida tiene una razón, que quizás en la noche anterior esta señora tuvo tiempo de despedirse, de que pudo ser un poco más feliz de lo que había sido en sus últimos años. Por eso y por muchas experiencias más como estas es que seguí yendo a la estación durante estos 19 años” nos cuenta para luego hacer un pequeño silencio.

En otro párrafo de su historia Grieco dice  que “Hay gente que por su edad, por su realidad y deterioro no va a volver a reinsertarse y; en la estación, somos las personas que están ahí para devolverle un poco de humanidad, que es lo que le faltó en la semana, esta gente esta muy separada e ignorada ante una sociedad muy indiferente”.

“Estación de vida además de ser como mi hija; es mi termómetro social de como está el país, la ciudad de Buenos Aires, la ronda a la cual le damos de comer crece o no crece. En el 2001 tuvimos más de doscientas personas cenando cada domingo, después hubo un período que gracias a Dios bajo a 80 personas y hoy está en claro aumento. Lo que he observado es que cuando la construcción comienza a moverse hay menos casos, es decir, parece ser que las obras necesitan menos trabajos con instrucción y esto alivia un poco la demanda laboral”.

“Hemos tenido casos de que personas que venían a comer y ahora vienen solo a saludar o para ser voluntarios y servir a otros como hicieron con ellos. Entiendo que la gente es muy agradecida. Las cosas más importantes de mi vida las he compartido en Estación de Vida, mi casamiento, mi hijo, todo”.

DALE PLAY para escuchar la entrevista completa no tiene desperdicio. Un testimonio de vida que te emocionará

 

ESTACION DE VIDA GRIECCO

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Trabaje donde todos los ingenieros quieren estar, pero no pude evitar pedir estar en un area que tenga trabajo social”

libro enterradme con las botas

No hay comentarios

Dejar respuesta

56 − = 53