Memoria para resignificar el presente y pensar el futuro [Lic. Mariela Schvartz, jefa de Gabinete.]

0

 

El 24 de marzo de 1976 comenzaba en Argentina una de las épocas más oscuras de nuestra historia.

Todos conocemos aunque más no sea una parte de esta historia, algunos por haberla vivido en primera persona, otros por haberla escuchado de nuestros padres y familiares, por haber leído o estudiado en la escuela sobre ella.

En la madrugada de ese día, los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas tomaron el poder por la fuerza, a través de un golpe de Estado y derrocaron al entonces gobierno constitucional dando comienzo a una dictadura cívico-militar que duraría hasta 1983.

Los años que transcurrieron bajo el mando de las Fuerzas Armadas estuvieron signados por una constante violación a los Derechos Humanos y crímenes de lesa humanidad.

El terrorismo de Estado fue el medio de acción para el gobierno militar de facto.

El tristísimo resultado: un país roto, saqueado, quebrado moralmente. Miles de personas desaparecidas, secuestros, privaciones ilegítimas de libertad, torturas en centros clandestinos de detención, apropiación de recién nacidos y compatriotas forzados al exilio.

El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y Justicia es una fecha en la que se conmemora los tristes acontecimientos producidos durante la última dictadura militar y no es su objetivo perpetuar un antagonismo, ni tiene la intención de hacernos vivir en el pasado…

El objetivo fundamental es mantener presentes en la memoria los errores cometidos y las terribles consecuencias que nos dejaron. Para que no se repita Nunca Más.

Este día constituye una muestra de respeto por las familias víctimas de la desaparición de un ser amado.

Este día se apoya y descansa en la búsqueda de justicia.

No hay comentarios

Dejar respuesta