Pablo Garrido, semblanza de un luchador

0

Hoy falleció el profesor de historia y político Pablo Garrido a los 76 años. En ese sentido queremos homenajearlo con un texto del Dr. Oscar Trujillo, colega, amigo y compañero de un hincha fanático de River Plate, amante de la cultura y del peronismo.

Había nacido en Campana en la Nochebuena de 1940.

Casado con Olga García fue padre de tres hijos. Cursó sus estudios primarios en las Escuelas 7 y 1 de nuestra ciudad y los secundarios en la Escuela Normal “Eduardo Costa” y “Domingo Faustino Sarmiento” de Capital Federal. Se graduó como Profesor en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, donde se desempeñó como Ayudante de Cátedra en el Profesorado en Historia y en la Cátedra del Dr. Rodolfo Ortega Peña de la Facultad de Derecho.

Fue docente, además de las Universidades de Mar del Plata, Tecnológica Nacional, y de Luján. Así como del Instituto Superior de Formación Docente Nro. 15 de nuestra ciudad, en el Profesorado en Historia, del que fue fundador y Coordinador. Dictó clases también en el Magisterio del Instituto Superior de Formación Docente Nro. 116.

En el Nivel Medio, fue profesor de la Escuela Normal “Eduardo Costa”, del CENS 162 de Adultos y de la Escuela de Enfermería de la Municipalidad de Campana.

Fue el primer Coordinador del Centro Regional Campana de la Universidad Nacional de Luján, enfrentando el cierre del mismo en la última dictadura militar, siendo repuesto en sus funciones con el retorno a la democracia, en 1984. En ese tiempo, fue uno de los tantos docentes de la Universidad Nacional de Luján que participaron de una activa resistencia al cierre de esa casa de estudios, así como uno de los impulsores de su reapertura. Presidente del Instituto de Estudios Municipales “Arturo Jauretche”, ámbito de debates, conferencias y exposiciones, fue uno de los principales artífices locales de la renovación del Peronismo después del retorno de la democracia.

Concejal por el Partido justicialista, fue Presidente del Partido a nivel local, y Convencional Constituyente en la Asamblea Constituyente de la Provincia de Buenos Aires en 1994, donde logró la aprobación del artículo 44, dedicado especialmente a la protección del Patrimonio Cultural. Fue Secretario de Cultura y Educación de la Municipalidad de Campana desde 1995 hasta 2004.

Tuvo además una activa producción en la investigación histórica, destacándose su participación e numerosos Congresos Nacionales de Historia, como invitado de la Academia Nacional de la Historia. Replicando esa experiencia, impulsó la puesta en marcha de las ya tradicionales Jornadas de Historia Regional del Profesorado en Historia de nuestra ciudad.

De esos encuentros, fueron publicados dos trabajos de investigación: “la presencia del Chaco en la obra recopiladora de Pedro de Angelis”, Separata del Quinto Congreso Nacional y Regional de Historia Argentina, celebrado en Resistencia y Corrientes del 1 al 5 de setiembre de 1981; y “Campana. Un modelo de desarrollo económico social en el período 1900-1905” Separata del 8vo. Congreso Nacional y Regional de Historia Argentina, Buenos Aires, 1998.

En el año 2008 fue uno de los galardonados con la Orden de la Campana, en el año del Centenario de la Institución que lo creó, la Cámara Unión del Comercio e Industria de nuestra ciudad. Merecido homenaje, el premio coronaba así una larga lista de batallas que Pablo supo dar en las arenas de la política, de la cultura y la educación.

Pero además de esa faceta pública, seguramente incompleta,  Pablo supo cosechar una multitud de amigos en cada ámbito que recorrió. En la política, sus compañeros y adversarios lo recordaremos por su carácter firme, sus convicciones inclaudicables y su vocación democrática. Sus alumnos lo haremos con un cariño especial, por su bonhomía, su don de gentes y su humor para abordar las clases de historia.  Me atrevo a hacerme eco de muchos de ellos, que bajo su ala protectora, dimos los primeros pasos en la docencia, en la investigación y en la política. Recibimos de Pablo una lección de entrega y valor. De afecto y generosidad.

Siempre recuerdo cuando me vio dar los primeros pasos en la investigación histórica y mi interés por la historia colonial, el énfasis que puso en recomendarme la lectura de “Zama”, la obra maestra de Antonio Di Benedetto. Un relato ambientado en nuestra América colonial donde la espera y la reflexión sobre el destino son el eje de la experiencia del protagonista, -Diego de Zama-, un hombre que aguarda su futuro mientras mastica su propia historia.

Hoy Pablo, igual que alguna vez el imaginario Diego de Zama, han entrado en la Historia.

Dr. Oscar José Trujillo

No hay comentarios

Dejar respuesta