Accesibilidad financiera: Préstamos sin recibo de sueldo

0

En los últimos años, la gestión de la economía particular ha dado un giro. Podemos decir que el formato de la actividad burocrática se renueva constantemente. En ese sentido, cada vez más personas logran administrar sus finanzas con ciertas facilidades y mayor accesibilidad.

También, se renovaron los formatos laborales. Los empleos freelance, emprendimientos de manufactura y servicios particulares son muy comunes. Esto tiene ventajas, pero también algunas desventajas burocráticas por no ser trabajadores en relación de dependencia.

En esta nota, repasamos todo lo que se necesita saber sobre el funcionamiento de los préstamos en el acto sin recibo de sueldo.

¿A quiénes está destinado?

Actualmente, no es un hecho que todos los trabajadores cuenten con la emisión de una liquidación. Por eso, es común que se busque información sobre cómo solicitar préstamos personales sin recibo de sueldo.

Este tipo de créditos está pensado para aquellos casos en que, aunque sabemos que podremos devolver ese dinero, no tenemos cómo demostrarlo. Algunos ejemplos son:

  • Monotributistas
  • Trabajadores informales
  • Empleados sin antigüedad laboral
  • Jubilados
  • Pensionados
  • Estudiantes, amas de casa y otras personas, que no perciban liquidación de sueldo, pero necesitan dinero a corto plazo.

¿Cuáles son los requisitos?

Muchas veces, necesitamos saldar nuestras deudas, hacer alguna remodelación o alguna compra importante y un adelanto es la opción más viable. Pero, los mecanismos tradicionales, como un crédito bancario, no son una posibilidad.

En esos casos, podemos recurrir a una entidad financiera. A diferencia de otras opciones, no solicitan recibo de sueldo ni es un requisito figurar con veraz negativo contar con bienes para poner en garantía. Las condiciones son mínimas.

Los requisitos son tener la mayoría de edad, una cuenta bancaria a nuestro nombre y completar un formulario. En la mayoría de los casos, se exige tener un teléfono celular para comunicarse. Este último requerimiento también nos da la posibilidad de realizar el trámite de manera online.

¿Cómo funciona?

El procedimiento es muy simple. Incluso, puede realizarse de forma remota, desde cualquier dispositivo conectado a internet. Ya no es necesario acercarnos a una oficina.

La gestión consiste en completar un formulario con nuestros datos personales y algunos detalles de nuestra cuenta bancaria. Luego, tendremos que esperar que se evalúe rápidamente nuestra situación y se nos informe si nuestra solicitud ha sido aprobada o no.

Si la respuesta es positiva, en un lapso no mayor a dos horas recibiremos el depósito de dinero en nuestra cuenta. Desde ese momento, podremos utilizarlo. En cuanto a los descuentos de las cuotas, es posible acordar, al momento de la solicitud, que se debiten de forma automática.

Datos útiles

Algunos datos son de gran ayuda a la hora de pedir un préstamo. En primer lugar, es importante planificar los pagos de las cuotas. Una forma es realizar una lista comparativa de gastos mensuales e ingresos.

Por otro lado, si la respuesta de nuestra solicitud es negativa podremos volver a intentar al cabo de un mes. Muchas veces, se informan los motivos de la respuesta.

Finalmente, es oportuno saber que muchos prestamistas ofrecen beneficios extra, como cupones de descuento o promociones en marcas adheridas. Esto puede averiguarse en el mismo sitio de la entidad financiera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.