La marcha #NiUnaMenos fue emotiva a pesar de un discurso político partidario que empañó la jornada

0

A pesar de la lluvia la marcha Ni Una Menos fue emotiva, mujeres y hombres de nuestra ciudad acompañaron el hecho convocado por el colectivo nacional. Primero en la escalinata de la Plaza E, Costa donde se concentraron para avanzar hacia la avenida Rocca, dar la vuelta por la estación ferroviaria y tras pasar por el Palacio municipal volver al punto de partida; hasta ese momento la marcha fue significativa y respondió a un pensamiento general.

Los discursos marcaron un antes y un después. En una situación tensa llamó la atención que una convocatoria que repudia la violencia de  mujeres se violentaran entre distintos grupos de mujeres, no hablamos de violencia física, sí de la falta de tolerancia ante la diversidad política que también es un modo de violencia.

El colectivo Ni Una Menos, nació el 3 de julio de 2015, cuando el gobierno del estado lo lideraron otros sectores partidarios y no el actual.

Toda movilización social es política, pero es diferente cuando se tiñe partidariamente: Ni una Menos es una cuestión moral y de género, que no debería tener vínculos con banderas partidarias; es un flagelo que sucede desde tiempos inmemorables, los más cercanos en nuestro país sucedieron desde María Soledad Morales, hasta el crimen de Ángeles o el más reciente de Lucía Pérez;  hechos lamentables que acontecieron durante tres gobiernos de ideologías partidarias diferentes.

En los discursos de ayer se habló de mujeres políticas, atravesando causas judiciales; pero nadie se acordó de mencionar al menos una mujer de Campana que haya sufrido violencia de género o que haya sido víctima de femicidio como el caso de Pamela en el barrio 21 de Septiembre.

La causa Ni Una Menos se pronuncia contra la violencia de género y la igualdad de las mujeres. En la sociedad hay muchos tipos de violencia, pero este colectivo se expresó particularmente sobre las mujeres y politizarlo de manera partidaria es otro modo de violencia.

Existen otras causas que seguramente son justas e incuestionables como el genocidio, el abuso de autoridad del estado, el maltrato a los hombres entre otros, pero precisamente forman parte de otro colectivo y otro espacio para manifestarlo. Es importante entender que no se puede mezclar todo con todo cuando la premisa es clara porque eso es lo que sintió  y manifestaron muchas de las mujeres presentes, que no se sintieron representadas en el momento de la partidización del discurso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.