¿Qué hay detrás del intento de usurpación del predio del ex Derby? by Héctor Strack

0

El rumor corrió como regadera de pólvora “están tomando el campo Derby”. Muchos vecinos que reconocen tener vivienda en el barrio San Felipe se acercaron para demarcar su desprolija parcela. Fue a pocas horas de que el municipio terminara de limpiar por completo el lugar.

Días antes todo parecía perfecto, pavimento en las calles, reivindicación de espacios de recreación y esparcimiento en la avenida principal a modo de plazoletas, el recorrido de los colectivos y la puesta en valor integral del  barrio en general era demasiado bueno y comenzaba a molestar a los intereses de los que se dedican a destruir y a delinquir.

“Nosotros tenemos casa, pero mi hija tuvo familia y no tiene nada”. Fue una de las tantas excusas para usurpar un lugar privado. “En el 21 de septiembre los dejaron tomar y todavía están” fueron otros de los argumentos esgrimidos para justificar un delito.

Muchos buscaron la figura del intendente para reclamarle, incluso  intentando “presionar” ocupando la flamante biblioteca.

“El jefe comunal no debe ceder ni un tranco de pulga, porque sería un retroceso armar una villa en la entrada del barrio” expreso un vecino que hace años vive en el populoso barrio.

En la redes sociales hubo definiciones más crueles, pero no menos realistas, también se apuntó a ciertos punteros políticos de nuestra ciudad. Comerciantes que trabajan al margen de la legalidad, supuestos militantes políticos y algunos “punteros” barriales a quienes le habrían asegurado no menos de cuatro terrenos para vender en el Derby. Circularon por las redes también, fotos de referentes en una camioneta repartiendo “viandas” a los ocupas.

Un tema que en los próximos días “ciertas personas” tendrían protagonismo en otras “intervenciones teatrales”,  en la manipulación política de “mentiras” en sistemas de comunicación del tipo “virales” y referido a los asentamientos.

Es innegable que hay ciertos “menesteres” cíclicos electorales,  en donde a Campana le terminan embocando algún asentamiento. Con dichas ocupaciones no solo vienen nuevos problemas edilicios y de servicios que luego de un corte de ruta se tornan “derechos adquiridos”;  a esto se le suma la nueva modalidad de importación de bandas, algunas pertenecientes a barras bravas de Clubes de Santa Fé por dar un ejemplo,  teniendo en cuenta las crónicas policiales locales referida a los “dealers” del narcotráfico y menudeo desbaratadas por las fuerzas policiales locales.

El municipio solo utilizó los elementos y herramientas para limpiar el lugar, terminar con el peligro de derrumbe y con un teatro de operaciones que resguardaba a la delincuencia desde hace años.

La policía de la comisaría de Campana, Comando de Patrulla y el GAD recuperaron el predio. Los comisarios “negociaron” un retiro pacífico de la gente, primero de las mujeres con niños que se animaron a dormir a la intemperie, luego los hombres mayores de edad y por último 4 o cinco jóvenes que se resistieron algunos minutos más.

No podemos permitirnos como sociedad retroceder en el tiempo. Campana posee, bien o mal, un Plan Estratégico a través de un código de planeamiento.

Los barrios que se construyan, deben serlo sobre una base de todos los servicios básicos. No se puede responder positivamente a un capricho aprendido de los últimos años de la política “quiero esto y lo tomo”.

Sí,  es verdad que la Argentina tiene una deuda social con la vivienda. Pero tristemente vemos también cientos de barrios que se comenzaron a hacer, surgió el dinero, pero luego quedaron en el olvido a tal punto que hoy son solo un cementerio de ladrillos amontonados entre altos pastizales. Nadie puede dar ejemplos políticos de las cosas bien hechas, al menos de los que ya tuvieron la posibilidad de gobernar durante años, solo los que no ejercieron el poder se salvan de la crítica, pero en términos de mantenerse silenciosos, quizás  se convirtieron  en cómplices, al menos por omisión.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.